​Una tarde de cine

A veces resulta curioso como la vida te regala casualidades. Y, el viernes pasado, después de una mañana de llamadas a la Comunidad de Madrid para ver  si nuestra Estrellita Nacional “venía de camino”, nos  topamos con una casualidad.

Sabemos que estás más cerquita, que vienes de camino, y que (de momento) podemos seguir esperando con esperanza, aunque con la ilusión contenida.

Así que, con una sonrisa en los labios, de esas que no quieren expresarse plenamente, intentamos disfrutar de una tarde cine, y vimos “Verano del 93”: que casualidad. Una película que cuenta la historia de un duelo infantil, visto desde el punto de vista de la niña protagonista. Un duelo que de una u otra forma vivirán nuestras Estrellas.

A veces una imagen vale más que mil palabras, y ayuda mil veces más a empatizar y calzarse los zapatos de una personita en construcción, que no encuentra su sitio, y que debe aprender a pedir ayuda, a entender  una nueva rutina, a sentir un lugar como seguro pese al golpe que le ha dado la vida, a confiar de nuevo en los adultos, a tener de nuevo ilusión por la vida…y hay imágenes en esta película que encogen el alma.

Aunque sin duda nos quedamos con la imagen final, con el corazón encogido, el nudo en la garganta y el triunfo de la posibilidad y la Esperanza.

La sensación al salir del cine fue la de un día intenso, resumido en: un pasito más, un día menos para encontrarnos,  y por supuesto, seguimos con fuerza esperando esperanzados.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s