Hogar

Estamos preocupados, hemos leído que las heridas psicológicas que los niños sufren en la infancia dejan una huella biológica, que es duradera y que persiste en el cerebro del adulto. Nos alivia que estas heridas se refieran al trauma crónico a una edad temprana, aunque no deja de afectar al desarrollo neurológico de una personita.

Cuando se habla de trauma crónico se incluye el estrés causado por las necesidades insatisfechas en la primerísima infancia de apego y contención, y esto se conoce como trauma de desarrollo. También se incluye la exposición a eventos aterrorizantes, negligencia emocional por parte de sus cuidadores…ufff…la de cosas que estaréis viviendo…

Las consecuencias de esta alteración en el desarrollo del cerebro puede llevar a que el niño no identifique sentimientos, no controle impulsos, no regule su estado de ánimo, o no tenga capacidad para la alegría, el juego, alteraciones en el sueño o el sistema digestivo, o en los patrones de alimentación..etc…¿estamos preparados para que os suceda algo de esto? ¿sabremos afrontarlo?…lo que sí sabemos es que estaremos a vuestro lado pase lo que pase…seáis como seáis, os estaremos acompañando, a vuestro lado…

hogar

La verdad es que es importante ponerse en el lugar de estos niños, y darse cuenta como la dificultad en controlar sus impulsos hace que se aíslen socialmente o que establezca un grupo de amigos “problemático”; o que se unan a un grupo de iguales, que les sea complicado formar su identidad…

Entendemos que cuando en el estudio psicosocial nos explicaron que podíais tener unas historias de vida “dura” intentaban que nos hiciésemos cargo y fuésemos conscientes esto, y entendemos la insistencia en pedir ayuda en el caso de necesitarla…bastante “lucha” y dificultades habréis sufrido ya como para dar con unos padres “sabelotodo”, o que piensan que mejor que donde estabais antes cualquier cosa, o los padres que os apuntan a todo para estimularos una barbaridad y compensar lo que no habéis tenido…cuando lo que necesitáis es tan distinto a todo eso…

Hemos leído que el vínculo entre un niño pequeño y sus cuidadores es el mayor vehículo para su desarrollo cognitivo, emocional y físico. Continuamos intentando ser vuestro lugar seguro, para que no lleguéis a una casa, sino a un hogar.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s