De fuera hacia dentro

Este mes de febrero está siendo un mes un tanto “revuelto”.  He asistido a cursos dónde se ha hecho especial mención al apego y a la evidencia de la importancia de este en la infancia. Pero no sólo a edades tempranas  es importante, sino que es algo que hemos de tener en cuenta  a lo largo de toda la vida. En definitiva, que he estado reflexionando sobre la vinculación. Y claro, en el estado de espera en el que nos encontramos, la mente nos lleva ineludiblemente a pensar en las dificultades que van a vivir, están viviendo o han vivido, nuestras dos estrellitas…

El apego sirve a la supervivencia, claro, porque se garantiza que a través de un vínculo emocional queden cubiertas las necesidades más básicas de alimentación, cuidado, desarrollo, forja el autoconcepto y la autoestima…pero existe un daño en el preciso momento en el que la persona con la que el niño  ha establecido involuntariamente una relación/vinculación (durante los nueve meses del embarazo) y a la que ha estado escuchando, le ha estado alimentando, ha sentido su latido y esto le ha regulado el suyo…desaparece. Si, desaparece. Y esto es algo que  un niño que es adoptado ha sufrido en un momento más o menos temprano… ¿Cómo se encontrarán nuestras estrellitas? ¿Habrán sufrido mucho? ¿Tendrán a otra/s persona/s que restablezcan el vínculo y palien el daño emocional?

Esto de la adopción es un tipo muy especial de embarazo, con síntomas añadidos, porque a diario te preguntas: ¿habrá nacido ya?, ¿estará siendo concebido?, ¿tendrá días, meses, añito?, ¿Lo estarán cuidando bien?, ¿Habrá pasado tal o cual enfermedad?, ¿Tendrá otros niños cerca?, ¿Le caeremos bien?, ¿Podremos hacernos cargo de su sufrimiento? … Y miles y miles de preguntas…llega un momento en el que paras, o te vuelves loco…

Recuerdo con especial cariño cuando nuestra trabajadora social, de forma muy generosa, en la última entrevista para la idoneidad  nos explicó, que en la formación de nuestra familia la orientación sería desde fuera hacia dentro. Normalmente, cuando unos padres tienen un bebé biológico deben fomentar que el niño vaya haciéndose cada vez más autónomo, todo ello desde la base segura del cariño y la incondicionalidad. Esto es de dentro hacia fuera. Sin embargo, nosotros debíamos construir una base emocional,   intentar  que nuestra estrellita vinculara con nosotros a pesar de toda su posible historia de dolor…claro, de fuera hacia dentro.

Seguimos leyendo, seguimos formándonos, seguimos esperando esperanzados en convertirnos en una base emocional segura.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s